LA MOSCA & EL MERCADO / PRESENTACIÓN






Hicimos "La Mosca & El Mercado" allá por el 2000, 2001.
Teníamos entonces la inconciencia de la aventura y los sabores del riesgo, y la falta absoluta de planes como timón de tormenta.
Teníamos entonces la guerra a flor de piel, y anunciábamos con estridencia revoluciones que nunca llegarían.
Hablábamos de cosas inmediatas, sin saber que acaso repetíamos un mandato quejumbroso y tanguero de una época lanzada hacia su límite. Amigos que bardeaban de pólitica y moral con aforismos nietzscheanos y preocupaciones vagas.
Ahora tenemos -inexorablemente- unos cuantos años más, y muchas canas más, y la extraña sensación de que esos años se desvanecieron sin sentido, perdidos en intentos de nada sobre nada y hacia nada.
Si sólo resguardáramos hechos, noticias, fragmentos del olvido, simples nociones de inmediatez, podríamos decir, con verdad: pasaron tantas cosas desde entonces...
Si sólo resguardáramos hechos, simples nociones superficiales encadenadas a impulsos primitivos de certezas, podríamos entonces registrar nuestras inmóviles estatuas de sal: las asambleas barriales y aquellas tardes de domingo en Parque Centenario (¿te acordás?), Duhalde, el corralito, los golpes con martillos de los viejos frente a los bancos blindados, el puto de Rodríguez Sáa, el default, el riesgo-país, las colas frente a las embajadas, los cinco presidentes en una semana, el tres por uno, y al final Javier asomándose a una política que yo no entendía, y yo escondiéndome en aquella pensión de Seguí para salvar el esqueleto, con poca guita en el bolsillo y los pibes aquellos con los que salvamos las pocas viejas estructuras que por todas partes ya venían cayéndose a pedazos, y con ellas salvar de la deriva mis sentidos más profundos, más ocultos, más míos.
Y después Luján nuevamente, y la historia gota a gota, soneto por soneto, piedra por piedra, escape por escape, y el barco enfilado hacia un rumbo distante y extraño, tripulado por el fuego de aquella piba de Mercedes...
Entonces (creo) éramos más serios que ahora, y menos dolidos.
Todavía no habíamos sido capturados por la aliteración obscena de los mensajes de texto del sin-espacio y el sin-tiempo, ni por la resignación cobarde del enjaulado. Internet no era aún para nosotros este mandato ordenador de nuestras grietas y nuestros descontentos.
La mayoría de los amigos de entonces se perdieron en un limbo.
Las últimas noticias de la derrota siguieron su marcha, infructuosas, incesantes, girando alrededor de los mismos abismos, incólumes, haciendo de cuenta que nada pasaba, que todo era normal y cotidiano. Afganistán, Irak, Al Qaeda, Blumberg, Tinelli, Bush, Guantánamo, Bin Laden, Duhalde, el codificado de los domingos, Clarín y Telenoche... todo con la misma cara de póker de los presentadores de los noticieros y los vecinos de tu cuadra.
Pasaron siete años como siete letanías, y siempre intentando (sin ganas) volver a editar aquella revista, aquel jolgorio de quejas, aquellas pastillas contra el aburrimiento...
Entonces teníamos ganas, desconfianza, vanidad, carácter.
Nos enorgullecimos entonces con cada gesto, con cada palabra de aliento, con cada aceptación.
Ahora tenemos más certezas, o acaso las mismas más hondas, más altas, más claras.
Entonces teníamos la decisión y el tiempo. Podíamos esperar, podíamos esperar a des-esperarnos.
Ahora el hielo de esta congeladora comenzó a descongelarse.










DESPLEGÁ EL ARCHIVO Y CONSULTÁ TODAS LAS NOTAS QUE HEMOS PUBLICADO EN...

DESPLEGÁ EL ARCHIVO Y CONSULTÁ TODAS LAS NOTAS QUE HEMOS PUBLICADO EN...

Y A PARTIR DE AQUÍ, LAS ÚLTIMAS NOTAS DE...

Y A PARTIR DE AQUÍ, LAS ÚLTIMAS NOTAS DE...

10 diciembre, 2007

La América perdida (los otros holocaustos)

Nota del Nº 3 / Julio - Agosto 2001



* "Tendrá toda la cristiandad negocio en ellas" afirmó Cristóbal Colón, tras descubrir, en las playas de Cuba, las supuestas "Indias" que buscaba. Admirado y extasiado por el paisaje caribeño, escribió en su diario de viaje el iluminado presentimiento.

* Era el fatídico año de 1492, cuando América, el continente más rico y por entonces el más poblado, descubrió a sus futuros amos, sus colonizadores, sus nuevos dioses. Descubrió, ese mismo día, al capitalismo y al dios de israel.

* 12 de octubre de 1492: el día que América encontró su nuevo nombre, su nueva historia, su nuevo destino, su condena y su ruina...

* El mismo año 1492 que marcó la definitiva expulsión de los "judíos" (en realidad, todos los "no-cristianos") del territorio español, por parte de los triunfantes reyes católicos, Fernando e Isabel, y la derrota definitiva de los "moros" que por ocho siglos impregnaron de su maravillosa cultura el suelo de lo que hoy es España. Una triste y fatal ¿casualidad?

* Una nueva fe se expandía por el mundo. Habían triunfado, a sangre y fuego, las Cruzadas en Medio Oriente, habían triunfado los ejércitos cristianos en toda Europa, la Santa Inquisición golpeaba a los "herejes" con el fuego "sagrado" y las torturas que "limpiaban" los cuerpos pecadores...

* Milenarios mitos de la mesopotamia y antiguas creencias hebreas se conjugaban en una religión que iba imponiéndose, siglo tras siglo, a costa de las otras... y que llegaba ahora, como un rayo, al nuevo continente.

* Cinco siglos de "negocios" y "cristianización" después, América sobrevive, moribunda, inundada de pobreza y decadencia, arrasadas sus riquezas y condenada la gran mayoría de su gente al atraso, la miseria y la dependencia.

* El 12 de octubre se conmemora y festeja "el día de la raza". ¿Qué raza? ¿la de los triunfadores? ¿la de las víctimas?

* Nunca habrá de saberse con certeza, pero los cálculos más sencillos estiman entre 60 y 70 millones de indígenas americanos exterminados en un lapso de 250 años.

* Indígenas americanos: carne de cañón y brazos fuertes para trabajo de esclavo. El tamaño de este crimen nos resulta incomprensible, imposible casi de entender.

* Tribus enteras masacradas, miles de indios muertos por las nuevas enfermedades traídas desde el otro lado del mar, millones asesinados en las minas de cobre, plata, oro y magnesio... en condiciones tales que hacían que el promedio de vida de un indio joven de 18 o 20 años fuera, según sus nuevos "patrones", de "uno o dos años", y aún menos para las mujeres o los mayores de esa edad... Miles de indios que preferían suicidarse en masa antes que la tortura de las minas... o que preferían dejarse matar antes que caer esclavos. Poblaciones indígenas enteras arrojadas desde peñascos, tribus enteras "pasadas por las armas" por negarse a aceptar la "nueva fe"...

* No tenían "alma" ni "atributos de religiosidad", y eso era motivo suficiente para aniquilarlos...

* Y cuando ya no hubo más "indios", reducidas sus milenarias culturas a cenizas, el nuevo "capitalismo" americano (que consistió siempre en desangrar las riquezas naturales de esta tierra para beneficiar y enriquecer a Europa) necesitó urgentemente nueva "mano de obra" para seguir explotando las minas de plata y oro, y las nuevas plantaciones o explotaciones de los productos que los "países centrales" tanto necesitaban: algodón, caucho, azúcar, cacao, tabaco, papa, carne, cueros, madera, jengibre, sal, café, especias...

* Así arribaron al continente los esclavos negros. Así se desagró Africa, para completar en el suelo americano el segundo y más monstruoso genocidio.

* ¿Cuántos africanos fueron arrancados de su tierra, para ser vendidos como esclavos y morir en América o en el oceáno?

* Dicen los cálculos, que nunca podrán confirmarse ni demostrar toda la verdad, que, por lo menos, entre 35 y 40 millones de personas...

* Sus culturas, sus creencias y sus dioses también eran "herejías": merecían la tortura y la muerte...

* Indios y negros: brazos de trabajo forzoso, piel y sangre entregadas a un sistema de vida que nunca comprendieron... Un cielo prometido para que trabajen la tierra... Martirio que se convirtió en beneficios para los "blancos"... Mujeres que han parido generaciones enteras de nuevos esclavos...

* Indios y negros: el destino perverso de una América invadida...

* ¿Quién podrá medir su sufrimiento? ¿Qué balanza pesará su sacrificio?

* La historia se escribe cada día, en cada acto, en cada símbolo...

* Y nuestra historia es el resultado final de siglos enteros que se escribieron con injusticias, dolor infinito y matanzas...

* Millones y millones de personas sacrificadas... ¿y todo para qué?

* Para que hoy tengamos autos y televisores, peliculitas y revistitas, para que yo escriba estas cosas en una computadora, para que nos vistamos a la moda, para que viajemos por el mundo, para que vendamos y compremos...

* Para que vivamos en la América perdida...


E. S. / Julio 2001

VIDEOS & SITIOS WEB RECOMENDADOS POR...

VIDEOS & SITIOS WEB RECOMENDADOS POR...
Loading...
Todos los videos se relacionan con contenidos de "La Mosca & El Mercado".
También podés recomendarnos tus favoritos...

TAMBIÉN PODÉS ESCUCHARNOS EN LA RADIO

TAMBIÉN PODÉS ESCUCHARNOS EN LA RADIO
Y POR INTERNET EN WWW.RADIO.UNLU.EDU.AR

Cita de Abajo

Cita de Abajo
Chau. Hasta la próxima vez